A quien la cosa no quiere, nunca le falta un achaque.


A quien la cosa no quiere, nunca le falta un achaque.
Señala que quien busca sustraerse al cumplimiento de alguna obligación, discute con el diablo, si es preciso, y acaba por salirse con la suya.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.